24 septiembre, 2019

Creencias Limitantes y Bloqueos

Creencias Limitantes - Vivir desde el dolor

Tod@s hemos experimentado un cambio respecto de cómo se vive la sexualidad ahora a cómo la vivían nuestros antepasados. Muchos de los tabúes se han disuelto gracias a que ha habido una apertura en la educación, hay más información respecto a la sexualidad y no tenemos que hacer cosas cómo casarnos para que el acto sexual no sea mal visto. Pero, ¿de verdad creéis que somos libres en nuestra expresión sexual de cara a la sociedad? ¿Creéis que todo lo que han vivido nuestras ancestras no nos influye de forma consciente o inconsciente en la forma que vivimos nuestra sexualidad? En estos tiempos donde el machismo está impregnado en todos los aspectos de esta sociedad patriarcal, donde el feminismo se confunde con el hembrismo y nos hace incrementar nuestra lucha interna en relación con el masculino, donde el sector del cine porno es el que más dinero genera del mundo confundiendo a la gente con la verdadera imagen de la sexualidad, donde se prefiere vivir un matrimonio en el engaño porque declarar tus ideales sexuales abiertos está mal visto y otras tantas situaciones que no acabaría de citar nunca, hacen reflexionar sobre el verdadero estado de la expresión y la vivencia de la sexualidad como algo desnaturalizado.

Estamos repitiendo constantemente patrones que nos enseñaron nuestros padres de los que ni siquiera somos conscientes y luego cuando tocamos fondo y nos sentimos en la más absoluta miseria, nos preguntamos cómo hemos llegado a esa situación o culpamos a la otra persona por cómo nos sentimos. De la misma forma, nos enseñaron patrones de conducta sexual que posiblemente no los hayamos visto pero sí sentido en sus expresiones o su campo energético, y en especial, los que guardan relación con la mujer. Los mensajes de "parirás con dolor", "el dolor de regla es normal", "la menstruación es una molestía", "límpiate y cuida que no te ensucies con la sangre", "la sangre es un asco", "ten cuidado de los chicos que te pueden dejar embarazada", "los chicos para cuando seas mayor de edad", "¡Lesbiana! ¿Pero, por qué no puedes ser normal?", "Cásate y ten hij@s para que te respeten", "Las relaciones sexuales solo se tienen con tu marido", "las que disfrutan del sexo son unas guarras", "como te masturbes vas a acabar siendo una ninfómana", "pareces una puta con esas faldas y ese maquillaje", "no hagas ruido si estás disfrutando que vas a molestar al vecino y van a saber tod@s que te gusta eso", "si bailas moviendo las caderas, agachándote o dejándote tocar es que quieres follar"... ponen a la menstruación y al placer como algo que hay que ocultar y no decir nada porque te van a marginar y te van a tachar de guarra, exagerada, rara o viciosa. Parece que el mensaje de la sociedad es de vivir todo desde el sufrimiento, el dolor y la inexpresión porque es algo que te ha tocado como mujer y lo único que te queda es aguantarte.

Todas estas creencias y vocecitas internas, configuran el estado de nuestra sexualidad y la relación con nuestro útero. Si en tu mente no existe la posibilidad de vivir la menstruación desde el placer o tus relaciones sexuales desde la libertad, es imposible que suceda. Para eliminar estas creencias no es suficiente con ir al psicólogo o ir a una terapia donde te dicen lo que tienes que pensar o lo que tienes que hacer para liberarte sexualmente porque tú no eres solo una mente. También eres un cuerpo y este cuerpo memoriza y recuerda.

Para liberar al cuerpo de esas creencias y esos pensamientos hay que conectar con el cuerpo y liberar todas esas energías estancadas desde el cuerpo. De la misma forma que aprendes a andar en bicicleta y nunca se te olvidará, porque no piensas en andar en bicicleta sino que simplemente lo haces, también sucede con tus creencias. Hasta que el cuerpo no conecte con aquel momento en el que memorizó ese mensaje, es imposible cambiar de patrones, porque los patrones no se piensan, se hacen. Y se pueden cambiar y reeducar con una terapia de impacto corporal.

¿TIENES ALGUNA PREGUNTA?